Prensa

Noticias · 09 de mayo de 2022

Un homenaje de la literatura a las Abuelas

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

Siete escritoras y escritores de ficción retrataron a doce Abuelas de Plaza de Mayo en un libro de cuentos que trata de mantener viva la búsqueda y de hacerles justicia.

“Venimos a presentar un libro con algunas historias de las Abuelas. Eso quiere decir que vamos a quedar en la historia de los niños que seguramente no nos conocen aún, pero con el tiempo se van a enterar que hubo unas abuelas buscando nietos”, expresó Buscarita Roa en la Feria del Libro. Junto a ella, su nieta Claudia Poblete y seis de los siete autores de Historias de Abuelas: Paula Bombara, Mario Méndez, Andrea Ferrari, Laura Ávila, Sandra Comino y Andy Riva, este último quien hizo las ilustraciones.

Editado por Amauta, el volumen retrata a 12 Abuelas de Plaza de Mayo y forma parte de “Ovillo de trazos”, el proyecto de literatura infantil y juvenil de la institución que nació en 2015. “Lo ideamos desde Abuelas para que la generación de los bisnietos y bisnietas, que hoy son quienes están impulsando a sus papás y sus mamás a resolver sus dudas, sigan haciéndose preguntas sobre su derecho a la identidad, buscando justicia y manteniendo viva la memoria de les treinta mil”, contó Paula Bombara.

“Para este nuevo Ovillo, la prioridad fueron las Abuelas que nos acompañan aún, para homenajearlas, que sientan el cariño, el compromiso y la convicción con la que, desde el arte, sostenemos la bandera del derecho a la identidad y la búsqueda de quienes nos faltan a todos y todas –explicó Paula–. Hacía falta que los chicos y las chicas las conocieran mejor, creemos que tenemos que alejar a las Abuelas de los estereotipos, restarle solemnidad a sus figuras, mostrar y valorar sus sonrisas, la profunda inteligencia, la tenacidad paciente y el amor con el que continúan buscando a sus seres queridos”.

Buscarita agradeció a las y los autores, que solidariamente escribieron estos textos, y reflexionó sobre el trabajo de estos casi 45 años. “No ha sido en vano la lucha. Yo encontré lo que buscaba pero seguí trabajando para que mis compañeras también pudieran hacerlo. Todavía nos faltan muchos”. A su lado, su nieta, Claudia Poblete, contó que leyó las historias y, habiendo conocido a muchas de las Abuelas, aprendió cosas que no sabía de ellas. “Yo las veía en estas historias y pensaba ‘tamaño empoderamiento el de estas mujeres, maestras de escuela, a veces nacidas en lugares remotos de la Argentina, que tuvieron que aprender para salir a buscarnos’. Sin ellas yo no estaría hoy acá, no podría decir mi nombre como es, no sabría mi verdadera historia. Estaría sumergida en la mentira de la apropiación”, afirmó.

Claudia agradeció especialmente a Andrea Ferrari por el retrato “emocionante” que hizo de su familia. “Desde el arte, la literatura, la poesía, se pueden tocar fibras de las personas que a veces no se tocan desde los noticieros o desde lo documental, así que esto es un impulso enorme para seguir trabajando”, concluyó.

Andrea Ferrari confesó que cuando empezó a buscar información sobre Buscarita se encontró con que no era un cuento, sino una novela: “Su historia es enorme. Y como todas las grandes historias tiene todo: una fuerza impresionante, alegría, tristeza, dolor, mucha pérdida pero también búsqueda y encuentro”, dijo.

A su turno, Sandra Comino, autora de los cuentos sobre Estela de Carlotto y Sonia Torres, destacó que las Abuelas son “un símbolo de fuerza y optimismo” y contó que su intención fue “rescatar la alegría”. Su colega Laura Ávila, escritora de ficción histórica, señaló que por primera vez se topó con la posibilidad de “escribir de gente que estaba en el presente y que podía confrontar con el texto”. “Fue como hacer un mapa para que la búsqueda siga, darles a los lectores jóvenes este libro con las pistas”, aseguró. A ella le tocó escribir sobre Ledda Barreiro y Raquel Radío: “Fueron las más valientes –subrayó–, las que no se quedaron donde les decían que tenían que quedarse”.

Paula Bombara, en nombre de Jorge Grubissich, el autor de los relatos sobre Chela Fontana y Berta Shubaroff que no pudo estar presente en la Feria, precisó que la historia de Chela fue inspirada por una foto de sus manos entrelazadas y a través de ese gesto el escritor fue recorriendo distintos momentos de su vida. En el caso de Berta, el foco estuvo puesto en su juventud, dado que “fue una joven muy combativa que tuvo que superar una familia muy severa para poder dedicarse al arte”.

Mario Méndez, autor y uno de los responsables de Amauta, contó que escribió “las historias ficcionalizadas de Aída Kancepolsky y Nélida Gómez de Navajas, dos queridas luchadoras”. “A mí me tocaron una maestra que no faltaba nunca, retomé esa idea sarmientina de Nélida, y de Aída tomé la idea de las llamadas telefónicas que me sirvieron como guía. Los cuentos tratan de hacerles justicia”, expresó.

Cada una de las 12 historias del libro está acompañada por una fotografía intervenida por el artista Andy Riva. “Retratar a estas Abuelas no era fácil porque es impresionante ver la fuerza y la alegría en sus gestos pero, al mismo tiempo, cuando uno se mete dentro del gesto puede observar o proyectar las cosas que duelen y todo ese peso enorme con el que cargan para reconstruir todo este tejido social herido por la larga noche de la dictadura”, destacó el ilustrador.

Entre el público, el nieto de Berta, Jorge Pedregosa, y el de Nélida, Miguel “Tano” Santucho, quien aún busca a su hermano o hermana nacido en el cautiverio de su madre, agradecieron el trabajo. “Cuando leí la historia de mi abuela, sentí una gran ternura, un gran cariño, una gran calidez. Me reconocí en ese relato y es una caricia al alma recordarla de esa manera. Que esa sea la imagen que también pueda transmitirse a todos en general me conmueve”.

Al cierre de la charla, Buscarita y las autoras y autores firmaron y dedicaron decenas de libros y conversaron con el público de la Feria. Historias de Abuelas se presentará a lo largo del año en distintas ciudades del país, para rendir homenaje a estas mujeres comunes que, ante la desaparición de sus hijos e hijas y nietos y nietas, se unieron para emprender una valiente lucha colectiva que ha inspirado –y lo seguirá haciendo– nuevas luchas.

Seguir Leyendo