Prensa

Noticias · 28 de junio de 2020

Un encuentro con el pasado, el presente y el futuro

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

Tras una segunda reunión de trabajo, avanza el proyecto para conservar, dar a conocer y poner en valor el material del Archivo Biográfico Familiar de Abuelas.

El proyecto “Las voces de las Abuelas”, que se propone restaurar, preservar difundir parte de las entrevistas que el Archivo Biográfico Familiar de la Asociación viene realizando desde 1998, realizó un segundo encuentro al que se sumaron nuevos colaboradores. Se trata de una iniciativa de trabajo colectivo y abierto, a la que se han ido incorporando integrantes de diversas áreas y filiales de Abuelas, que provienen de distintas trayectorias y formaciones, generando un espacio rico en aportes, miradas y experiencias.

Luego de haber compartido objetivos y perspectivas durante una primera reunión, el trabajo consistió en la lectura de una selección de entrevistas realizadas a Abuelas en diferentes momentos y lugares del país, en las que narran sus historias y las de sus hijos/as, a través de relatos que recorren la vida íntima, cotidiana y familiar, la vida pública, social y política, las militancias, los sucesos de secuestro, desaparición y la búsqueda de sus nietas y nietos robados. Estas entrevistas forman parte del conjunto de 126 voces de mujeres, madres de secuestrados/as asesinados/as o desaparecidos/as, que a su vez son abuelas de niños/as apropiados/as durante la última dictadura cívico-militar en Argentina. Algunas han podido organizarse para la denuncia y la búsqueda, pero otras han estado solas y aisladas de toda posibilidad de articulación. La realidad de cada rincón del territorio le presentó a cada una diferentes oportunidades y sus relatos dan cuenta de esa diversidad de contextos y circunstancias.

En esta segunda reunión –virtual como la anterior–, se hizo una puesta en común de lecturas de entrevistas y reflexiones, a partir de la cual fue posible vislumbrar ciertas dimensiones de los relatos, imaginarios de época, particularidades geográficas, sociales, y otras cuestiones significativas, vinculadas a los modos de operar del terrorismo de Estado y a las posibilidades de lucha, organización y resistencia. A su vez, surgieron colectivamente algunas propuestas relacionadas con la futura muestra de “Las Voces de las Abuelas”, uno de los propósitos de esta iniciativa.

La evocación de las entrevistas, por quienes integraron el Archivo Biográfico en el transcurso de estos 22 años, permitió recuperar vivencias e impresiones de las circunstancias en las que fueron realizadas. De este modo, el proyecto también pretende poner en valor aquella experiencia. Para ese equipo fue un desafío aprender forzosamente a acompañar el diálogo entre los tiempos: hablarle a un futuro, traer sucesos del pasado, y hacerlo lo mejor posible desde ese instante presente y mutante en el que transcurría cada encuentro. A veces, la esperanza bastardeada de quien hablaba parecía reanimarse al escuchar sus propias palabras, imaginar el encuentro, destinarle unas palabras. Si el olvido empañaba, el trabajo de Abuelas soplaba para ver con más claridad y hacer que perdure.

Para quienes pudimos conocer y entrevistar a muchas de las Abuelas, esta segunda instancia resultó conmovedora. Fue movilizante regresar sobre aquellos relatos, quince o veinte años después, recuperar en nuestras memorias los diversos encuentros, los retratos de las abuelas, sus voces, muchas veces recibiéndonos con algo casero preparado para esa ocasión, dispuestas a abrir sus casas, sus álbumes familiares, la caja en la que conservan sus cosas más preciadas. Íbamos en busca de profundizar cada historia, ampliarla, de obtener más detalles, conocer más acerca de las vidas de esa mamá y ese papá desaparecidos, para atesorarlo y preservarlo hasta el encuentro con sus hijos/as. A veces lográbamos llegar hasta sus risas, su forma de andar, el tono de la voz, los aromas de la casa, los sonidos. Entonces era posible, a través de la abuela, escucharlos, sentirlos.

Si bien los destinatarios de estos relatos son los nietos y nietas, y se trató siempre de un archivo confidencial, advertimos con el transcurso de los años, a partir de la diversidad y la magnitud que iba cobrando el acervo documental, que no podía tratarse sólo de un archivo privado, sino que se trataba de relatos fundamentales para la historia. Por eso colaborar con esta iniciativa que busca el modo más adecuado de abrirlo públicamente, sin vulnerar aquella privacidad, resulta una invitación estimulante y un gran desafío.

Así, a través de estas valiosas instancias de trabajo colectivo, comienzan a delinearse los primeros avances del proyecto que se propone preservar “Las voces de las Abuelas” a fin de reforzar la lucha y la búsqueda, garantizar que lleguen al encuentro de sus nietas y nietos, narrar una parte fundamental de nuestra historia y transmitir a futuro su experiencia.

Seguir Leyendo