Prensa

Noticias · 27 de mayo de 2021

“Solas no hubiéramos conseguido nada”

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

Estela de Carlotto prologó un libro sobre las nietas y nietos que se suma a la lista de propuestas editoriales que cuentan la historia de Abuelas y una lucha que ya lleva casi 44 años.

La presidenta de Abuelas, Estela de Carlotto, participó de la presentación del libro Nietas y nietos de Plaza de Mayo. Un compromiso de identidad, de Jorge Ezequiel Rodríguez, publicado recientemente por Editorial Sudestada. En una charla vía Instagram con Estela, el autor afirmó que su idea fue contar la transformación generacional que se fue dando en la institución y cómo se fueron sumando activamente a la causa nietas y nietos, hermanos y hermanas. La propia titular de Abuelas tuvo la generosidad de redactar el prólogo a la obra, que transcribimos a continuación:

“Las Abuelas de Plaza de Mayo, desde nuestros inicios, nos tomábamos de los brazos, codo a codo, mientras marchábamos en plena dictadura. Estar juntas, frente a los caballos y las armas de los policías y soldados del régimen, nos daba fuerzas para seguir, nos hacía vencer el miedo. Con el paso del tiempo y de la historia, se fueron sumando nuestras nietas y nietos y ellas y ellos nos acompañan, caminan a la par, nos ayudan y sostienen. Lucha, continuidad y relevo, como la vida misma, de eso se trata.

En las páginas de Nietas y nietos de Plaza de Mayo se suceden las voces de algunas y algunos protagonistas de nuestro devenir institucional. Abuelas –que lamentablemente cada vez somos menos–, nietas y nietos, hermanas y hermanos que buscan a los suyos, y también escenas cotidianas acaecidas en nuestra sede, nuestra casa, que logran captar el trabajo concreto de un organismo que, junto con otros tantos, integra el colectivo más amplio de los derechos humanos en la Argentina.

Además del reclamo de Memoria, Verdad y Justicia por los 30 mil detenidos desaparecidos, Abuelas ha desarrollado día tras día en estos más de 40 años una búsqueda inédita por lo horroroso del crimen que la motivó: la apropiación de cientos de bebés ejecutada sistemáticamente por el terrorismo de Estado. Pudimos restituir la identidad a muchos, pero son muchos más quienes padecen aún la privación de su verdadero nombre, de su verdadera familia, de su real identidad.

Por ellas y ellos, por sus hijas e hijos –nuestras bisnietas y bisnietos, que también ven vulnerado su derecho a la identidad–, por sus familias que los buscan hace décadas, y por toda la sociedad que ha dicho nunca más y que, en buena parte, ha hecho propia nuestra lucha, incluso como el joven autor de este libro y que tan bien lo relata en varios pasajes, debemos garantizar el funcionamiento de nuestra Asociación. Persistir, no olvidar y liberar a quienes todavía hoy son víctimas del genocidio es una tarea no sólo de un sector sino una deuda de la democracia que tenemos que saldar entre todas y todos.

La lectura de este texto y sus fotografías que, con su luz diferida como la de estrellas, nos hacen ver el camino recorrido, nos dan energía para seguir y la certeza de que el rumbo que elegimos desde aquellos primeros encuentros en la Plaza de Mayo, cuando éramos poquitas Madres y Abuelas, fue el correcto. Salimos de la soledad y dedicamos nuestras vidas a una búsqueda conjunta que nos cambió para siempre. Solas no hubiéramos conseguido nada. Y este presente, si bien presenta dificultades, nos muestra que nuestro mensaje ha calado hondo en el pueblo y que los nostálgicos del terror –que siempre se renuevan–, por más que lo intenten, no pasarán.

Resta nuestro agradecimiento luego de la lectura que, esperamos, las y los que accedan a estas páginas, disfruten tanto como nosotras. Ojalá sirvan de amorosa inspiración para otras luchas y, por qué no, tal vez enciendan la chispa de la duda a alguien que no se ha acercado a nosotras.”

Seguir Leyendo