Prensa

Noticias · 20 de diciembre de 2012

Sentencia en el juicio por la apropiación de Sebastián Casado Tasca

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

Los jueces Carlos Rozanski, Pablo Jantus y Pablo David Vega sentenciaron a diez años de prisión a la médica policial jubilada Nora Raquel Manacorda, y a cinco años y seis meses a la civil Silvia Molina, por la apropiación en 1978 del hijo del matrimonio de Adriana Leonor Tasca y Gaspar "Quinto" Casado, ambos desaparecidos.

 
 

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº1 de La Plata condenó a la apropiadora del joven restituido Sebastián Casado Tasca y a la médica policial que firmó la partida de nacimiento falsa. A pesar de que las penas no fueron elevadas, el único sinsabor que el veredicto dejó a los querellantes fue que, por el momento, las condenas no serán efectivas en cárcel común.

Los magistrados condenaron a las dos mujeres "por su complicidad en el genocidio perpetrado durante la dictadura cívico militar de 1976-1983, al participar del traslado por la fuerza de niños de su grupo familiar a otro". Es que consideraron a ambas coautoras de los delitos de "retención y ocultamiento de un niño menor de diez años que había sido sustraído del poder de sus padres", así como de la la falsificación del acta de parto, la partida de nacimiento y el DNI del menor, lo que se ajusta a lo previsto en los artículos 2 y 3 de la Convención para la Prevención y Sanción del Delito Internacional de Genocidio de la ONU, incorporado a la Constitución Nacional en 1994.  

El caso

Sebastián nació en marzo de 1978, durante el cautiverio de su madre, Adriana Leonor Tasca. Ella fue secuestrada en diciembre de 1977, embarazada de cinco meses, y fue vista en el CCD "La Cacha". Gaspar Casado, padre de Sebastián, también fue secuestrado y según los testigos permaneció detenido en la ESMA.

Alrededor del 27 de marzo de 1978, Adriana dio a luz durante su cautiverio. El niño fue entregado por un oficial de las Fuerzas Armadas a un matrimonio allegado, que lo inscribió como hijo propio con una partida de nacimiento falsa firmada por Manacorda, médica de la policía bonaerense.

En enero de 2005, Sebastián se comunicó con Abuelas de Plaza de Mayo para hacer una consulta sobre una causa que lo mencionaba como posible hijo de desaparecidos. Luego, fue derivado a la CONADI y, en septiembre de ese año, se realizó los análisis inmunogenéticos. Al tiempo, pudo confirmar que era hijo de Adriana y Gaspar.


Seguir Leyendo