Prensa

Comunicados · 06 de junio de 2017

Repudiamos la concesión de domiciliaria al represor y apropiador Carlos Hidalgo Garzón

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

Los jueces Castelli y Esmoris le otorgaron el beneficio por el solo hecho de tener 72 años y estar estresado, apartándose de los informes oficiales de los peritos médicos .

Abuelas de Plaza de Mayo repudia la decisión del TOF 1 de La Plata de otorgar por mayoría el beneficio de la detención domiciliaria al represor y apropiador Carlos del Señor Hidalgo Garzón, en una causa donde se investigan delitos de lesa humanidad cometidos en el CCD “Brigada de San Justo” y que aún no tiene fecha de inicio de debate.

Los jueces Germán Andrés Castelli y Alejandro Daniel Esmoris decidieron otorgar el beneficio de la prisión domiciliaria a un represor y apropiador por el solo hecho de tener 72 años y estar estresado, apartándose de los informes oficiales de los peritos médicos que entendían que Hidalgo Garzón podía continuar cumpliendo su detención en una unidad penitenciaria.

Los jueces Castelli y Esmoris decidieron que Hidalgo Garzón puede cumplir su detención en la calle 14 de Julio n° 3676 del Barrio Marina, de la localidad de Castelar, en el partido bonaerense de Morón, y tuvieron como fiadora y garante a su esposa, María Francisca Morillo, quien también fue condenada por la apropiación de Catalina de Sanctis Ovando, lo que convierte a esta resolución en doblemente injuriosa.

Por su parte, el juez Pablo Daniel Vega, apoyándose en los informes periciales, entendió que las diversas patologías, propias de la edad de Hidalgo Garzón, podían continuar siendo tratadas en el propio hospital penitenciario y, por lo tanto, no correspondía conceder el beneficio.

Cabe aclarar, no obstante, que la resolución que otorga el beneficio todavía no se hará efectiva porque Hidalgo Garzón se encuentra también a disposición del Juzgado Federal Nro 1 de La Plata, que investiga los crímenes que cometió en el CCD “Comisaría 8va”.

En el año 2013, Hidalgo Garzón fue condenado a la pena de 15 años de prisión y Morillo, a 10 años, por la apropiación de la nieta restituida Catalina de Sanctis Ovando. Las condenas fueron confirmadas por Casación a principios de este año. Sin embargo, por esta causa, ninguno de los dos pasó ni un solo día en prisión, y hoy el TOF 1 de la Plata entiende que Morillo puede oficiar como fiadora y garante de su cónyuge. Hacemos notar que todavía estamos esperando la confirmación de esta sentencia por parte de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Por otra parte, también en el año 2013, el TOF 1 de La Plata -integrado por otra composición- había resuelto revocarle el beneficio de detención en una clínica luego de que la propia Catalina lo viera andando por la calle en bicicleta. En el marco de esa causa en la que le revocaron el beneficio, se juzgaron más de 200 crímenes cometidos en el CCD “La Cacha”, e Hidalgo Garzón había sido condenado a prisión perpetua.

En este sentido, cabe recordar que la prisión domiciliaria es una excepción, no un privilegio, y que, como reclamamos con anterioridad, es responsabilidad de la Corte Suprema de Justicia de la Nación dotar de recursos a la Dirección de Control de Ejecución de la Pena (DECAEP), que tiene por función fiscalizar las prisiones domiciliarias, para que no se transformen en una libertad encubierta.

Esperamos que la Justicia actúe para garantizar los derechos de las víctimas de estos criminales, que al día de hoy continúan sin mostrar arrepentimiento y sin brindar información que nos permita encontrar a nuestros nietos y despedir los restos de nuestros hijos e hijas desaparecidos.


Seguir Leyendo