Prensa

Noticias · 25 de noviembre de 2022

Los documentos desclasificados de Estados Unidos sobre la Copa del Mundo de la dictadura

  • Fuente: Abuelas-CELS
  • Autor: Abuelas-CELS

Presentamos una nueva colección de documentos desde el proyecto Desclasificados desarrollada junto al CELS y les practicantes de la facultad de Ciencias Sociales (UBA) y el Instituto de Educación Superior en Lenguas Vivas Juan Ramón Fernández

A 44 años del Mundial de Fútbol disputado en la Argentina en tiempos de dictadura, ponemos a disposición la tercera colección temática del Proyecto Desclasificados.org.ar que llevamos adelante junto al Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales (UBA)  -a través de la Carrera de Ciencias de la Comunicación- y del traductorado de Inglés del Instituto de Educación Superior en Lenguas Vivas Juan Ramón Fernández (IESLV) , entre otras instituciones educativas. 

Se trata de 27 documentos desclasificados en los que se observa el valor estratégico que tuvo el evento para la Junta Militar, cómo se fortaleció el aparato de seguridad durante ese período, pero también la construcción de un nuevo espacio de denuncia por parte del activismo de derechos humanos.

Varios meses antes del inicio del torneo, un informe de inteligencia de la DIA anticipa que, a la par de la situación económica explosiva y el cambio programado para la Junta, el Mundial sería una de las prioridades para las fuerzas militares y de seguridad. Las referencias de los documentos al despliegue de operativos, la creación de unidades especiales y la lógica de la seguridad nacional son constantes y se entrelazan con el seguimiento de redes de militancia, la multiplicación de detenciones y la efervescencia de alertas para desactivar presuntas estrategias de las organizaciones armadas para irrumpir en la escena del Mundial.

En línea con la estrategia publicitaria para revertir las denuncias internacionales por los crímenes, los documentos muestran varios puntos de entrada a las acciones de la dictadura por preservar su imagen en el orden internacional. Funcionarios que viajan por el mundo para defender el Mundial y fuentes que nutren los informes de las agencias estadounidenses dan cuenta, aquí y allá, de la intensificación de los reclamos de algunas federaciones europeas de fútbol por las detenciones y desapariciones, de la creciente exposición ante la prensa internacional y de las primeras iniciativas de boicot del torneo en Francia, Italia, España, México y Brasil. El Mundial también se convirtió en una plataforma para que los familiares, las organizaciones y las redes de exiliados siguieran ejerciendo presión por las violaciones de derechos humanos.

Ya finalizado el Mundial, un cable del Departamento de Estado caracteriza el entramado del activismo en nuestro país. Señala que el acoso y la persecución a las Madres de Plaza de Mayo no cesó durante el evento y que eso tuvo una repercusión internacional desfavorable. También describe de qué manera organizaciones como la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH) expanden sus actividades y se plantean entre sus próximos objetivos dar los primeros pasos de acercamiento y apoyo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, cuyo involucramiento con la lucha contra la dictadura sería fundamental el año siguiente. A tres días del final del torneo un informe de la CIA narra las tácticas de la dictadura que pretenden ser “concesiones” en materia de derechos humanos y un presunto relajamiento del sistema represivo. Sin embargo, advierten que no es posible evaluar esas medidas con seriedad en tanto persista el “ambiente artificial” del Mundial.

Seguir Leyendo