Prensa

Comunicados · 24 de noviembre de 2017

Lamentable e incoherente sentencia al genocida Eduardo Alfonso

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

Una pena irrisoria de 4 años de prisión por el secuestro de Beatríz Recchia, embarazada, y su hija Juliana y la absolución por el asesinato de Antonio García.

Abuelas de Plaza de Mayo lamenta la sentencia de esta tarde dictada por el Tribunal Oral Federal N° 1 de San Martín, en la que se condenó a Eduardo Alfonso a cuatro irrisorios años de prisión por el allanamiento ilegal y el secuestro de Beatriz Recchia, embarazada de cinco meses, y de su hija Juliana Inés García, de tres años, al momento del secuestro. La sentencia dejó probada la participación del ex General de Brigada y ex N° 2 del Ejército Argentino en el operativo ilegal desplegado en la casa de la familia García-Recchia en Villa Adelina, donde además fue asesinado Antonio Domingo García. Sin embargo, los jueces entendieron que por este último hecho Alfonso debía ser absuelto, a pesar de las solicitudes de condenas a prisión perpetua pedidas por la querella de Abuelas de Plaza de Mayo y la fiscalía.

La pena de cuatro años es insultante, porque tal como lo dijo el tribunal, es un crimen de lesa humanidad y está probada la participación de Alfonso en los hechos. Cabe recordar que el represor estuvo cuatro años prófugo, escapando de la justicia. Alfonso, gracias a la impunidad de la que gozó durante 40 años, llegó a ser Secretario General del Ejército durante la jefatura del General Ricardo Brinzoni. Recién en diciembre de 2008, Alfonso fue detenido y procesado, pero en agosto del año siguiente la Cámara Federal de San Martín lo liberó. En 2012, ante una nueva orden de detención, se fugó a Paraguay, donde vivió cuatro años con un nombre falso.

Esta tarde, la tristeza fue mayor cuando en el mismo acto el tribunal absolvió al ex Capitán del Departamento de Inteligencia del Comando de Institutos Militares, Rafael Félix López Fader, acusado por su participación en la privación ilegal de la libertad y tormentos, homicidio y tentativa de homicidio de Diego Muniz Barreto y Juan José Fernández, respectivamente.

Los familiares de detenidos desaparecidos debimos esperar años para acceder a la justicia por nuestros seres queridos. Cuarenta años han pasado, de los cuales la mayoría del tiempo hemos convivido con los asesinos de nuestros hijos y ladrones de nuestros nietos en libertad. Siempre confiamos en que tarde o temprano llegaría la justicia; sin embargo, hoy asistimos a un retroceso en el proceso de memoria, verdad y justicia, como lo demuestra esta sentencia.

No bajaremos los brazos, seguiremos luchando por nuestros hijos y por las futuras generaciones porque una sociedad sin memoria y sin justicia corre el riesgo de repetir sus errores. El Tribunal integrado por Marta Milloc, Diego Barroetaveña y Marcela Mónica Rodríguez dará a conocer los fundamentos de este fallo el próximo viernes 1° de diciembre. Entonces seguiremos exigiendo al tribunal que repare lo que hace 40 años el Estado terrorista dañó.

Seguir Leyendo