Prensa

Noticias · 01 de junio de 2019

“Estos 35 años no son sólo nuestros, son de muchos”

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

Familiares, referentes de los organismos de derechos humanos y amigos de la vida institucional, recordaron la trayectoria del Equipo que devuelve la identidad a los desaparecidos.

Una mezcla de festejo y rememoración, como todo los aniversarios, así se vivió la celebración por los 35 años de existencia del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), nacido a la luz de la lucha de las Abuelas de Plaza de Mayo y hoy reconocido mundialmente por su labor en la identificación de desaparecidos y la investigación de violaciones a los derechos humanos en los cinco continentes.

"Somos como sus hijos", dijo Luis Fondebrider, presidente del Equipo, a las Abuelas sentadas en la primera fila del auditorio del Centro Cultural de la Ciencia (CCC), donde se llevó a cabo el acto. El salón estaba repleto de referentes de los organismos pero sobre todo de familiares de víctimas de terrorismo de Estado que pudieron identificar y recuperar los restos de sus seres queridos gracias al trabajo del EAAF, y con ellos parte de la historia que la dictadura intentó borrar. “Los huesos hablan”, suelen decir los arqueólogos, y vaya si lo hacen, tal cual lo demuestran los 35 años de labor ininterrumpida del EAAF.

La conducción de la conmemoración estuvo a cargo de Lucas Guarino, coordinador de Prensa y Comunicación de la institución, acompañado por la reconocida periodista Ernestina Pais, quien estuvo allí también como familiar –su padre permanece desaparecido– valoró el trabajo del EAAF: "Las ciudades se erigen en la memoria y en la posibilidad de despedir a sus muertos", afirmó, en referencia al significado social ritual del duelo, imposible de tramitar sin un cuerpo.

El EAAF lleva identificados 780 desaparecidos de la última dictadura pero faltan muchos más. Existen cerca de 600 muestras halladas en cementerios y fosas comunes de la Argentina, pero no todos sus familiares saben que con una gota de sangre podrían identificarlos. Por esto, recientemente, el EAAF ha relanzado su campaña para convocar a familiares de desaparecidos a que dejen su muestra. Uno de ellos, Gabriel Ciancio, presente en la ceremonia, pudo identificar a su hermano Luis y a su cuñada Patricia. “No son sólo huesos, son la posibilidad de conocer lo que pasó y hacer el duelo", sostuvo ante el auditorio en representación de las familias que buscan a través del EAAF.

Mercedes Doretti, integrante y fundadora de la organización, detalló el trabajo actual que están haciendo en Centroamérica y Estados Unidos enfocado en migrantes desaparecidos y víctimas de femicidios. Puntualizó que para el Proyecto Frontera, que se propone identificar a quienes mueren en los corredores migratorios de México o Arizona pero provienen de países de Centroamérica–, debieron crear bases de datos forenses de personas no localizadas en sus países de origen. Esta tarea derivó en el procesamiento de casi 3500 perfiles genéticos que permitieron dar nombre a 198 personas.

Morris Tidball, médico forense y amigo de las Abuelas, recordó por videoconferencia los inicios del Equipo, desde que el legendario Clyde Snow reunió a un grupo de estudiantes y allí comenzaron a conformar este grupo que hoy es orgullo en el mundo. Con emoción evocó el día en que, luego de exhumar los restos de Laura Carlotto, Snow le confirmó a Estela: "Eres Abuela".

Luis Fondebrider, por su parte, destacó: “Nos gusta vernos como parte de un proceso colectivo. Detrás de cada identidad, de cada exhumación, hay miles de días de trabajo, nuestro y de muchos otros". Y agradeció la confianza y el compromiso de los familiares de las víctimas, imprescindibles para obtener resultados. "Estos 35 años no son sólo nuestros, son de muchos, en todo el mundo, por eso queremos decirles que sigamos juntos en este camino".

El cierre estuvo reservado para la presidenta de Abuelas, Estela de Carlotto, quien recibió en nombre de todas sus compañeras un reconocimiento de los cumpleañeros. “Este homenaje nos tiene que servir de ejemplo para la lucha de todos los que tenemos conciencia de qué queremos para nuestro país”, remarcó y concluyó: “Cuando pedimos Memoria, Verdad y Justicia tenemos el deseo enorme de que nunca más pasemos por estos dolores, ni acá ni el mundo”.

Seguir Leyendo