Prensa

Noticias · 08 de noviembre de 2021

“En ningún momento hemos tenido rencor ni hemos pedido venganza”

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

Estela de Carlotto cerró el simposio internacional “Entre negacionismos, discursos de odio y sus múltiples formas de prevención”.

"Quieren destruir la memoria y convertirla en algo que no tiene ningún significado histórico", denunció la presidenta de Abuelas Estela de Carlotto en el cierre de un debate para consensuar posturas sobre el negacionismo. Previamente, expuso el relator de la ONU sobre la promoción de la Verdad, la Justicia, la Reparación y las Garantías de no repetición, el jurista argentino Fabián Salvioli.

“Hay unas palabras que son nunca más y que deben existir para todos los actos aberrantes que ha cometido la humanidad, para que no sigan ocurriendo y no se repitan”, subrayó Estela en el encuentro organizado por HIJOS-Capital, la Cátedra Libre de Derechos Humanos “Osvaldo Bayer” de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA y la Fundación Luisa Hairabedian.

Estela remarcó la “necesidad de no olvidar y de no permitir que lo que ha pasado vuelva a pasar en ningún lugar del mundo” como uno de las enseñanzas que puede “demostrar” el movimiento de derechos humanos que conforma, entre otros organismos, Abuelas.

“En ningún momento de estos 44 años de lucha hemos tenido rencor, odio, ni hemos pedido venganza. Y la palabra que siempre me sale es el amor, porque el amor construye y nos permite pensar en estrategias para conseguir logros con buenos sentimientos”, manifestó Estela.

Acerca de las expresiones negacionistas, sostuvo: “El negacionismo, esa mala gente, quiere destruir memoria, y convertirla en algo que no tiene ningún significado histórico. Por eso hay que cuidar a la democracia, porque de todos depende”. Desde Abuelas, destacó, “vamos a seguir buscando no solo a los nietos, sino también condena moral y de la Justicia para esos asesinos, y cuando no estemos más seguirán los nietos y nietas”.

Antes de Estela, Fabián Salvioli afirmó: “La memoria marca un vallado para que no se vuelvan a cometer hechos brutales. Y no estamos vacunadas y vacunados contra los posibles retrocesos en esta materia. Así que la memoria es un deber y un derecho individual, pero sobre todo colectivo. Fundamental”. Según él, la perspectiva en derechos humanos “debe ser una política innegociable de Estado, sobre todo cuando se trata de crímenes de lesa humanidad, planificados y perpetrados por el propio Estado”.

“Quien niega esos crímenes es porque en realidad los comparte –agregó–. Cuando se apela a la desmemoria, lo que se busca es impunidad. No es solo lograr que se olviden los hechos, sino también que queden impunes sus responsables”.

En el simposio también participaron especialistas como Diana Lenton, Damián Loreti, Daniel Feierstein y Guido Croxatto, el juez daniel Rafecas, el cineasta Benjamín Ávila, y el diputado Marcelo Koening; expertos de Brasil, de Francia y de España, referentes del Ministerio de Educación nacional y de sitios de memoria de todo el país. 

Seguir Leyendo