Prensa

Noticias · 06 de junio de 2018

Campo de Mayo, un espacio para preservar

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

Luego de que el presidente Mauricio Macri anunciara la posibilidad de hacer un Parque Nacional en el que fue el mayor centro de exterminio de la última dictadura, los organismos de derechos humanos trabajan para resguardar el lugar.

El anuncio de Macri en la apertura de sesiones del Congreso del proyecto para convertir en área protegida y de acceso público al predio de Campo de Mayo -8000 hectáreas del Ejército en el conurbano bonaerense y donde además funcionó el mayor Centro Clandestino de Detención de la dictadura y una maternidad clandestina- hizo que organismos de derechos humanos, ex detenidos y familiares de víctimas manifestaran inmediatamente su rechazo y comenzaran a organizarse.

En mayo, con la colaboración del diputado nacional y nieto restituido Horacio Pietragalla Corti, se realizó una reunión en el Congreso para pensar colectivamente cómo proteger este espacio que aún conserva pruebas de los delitos allí cometidos, así como también, casi seguro, restos de detenidos desaparecidos que aún no han sido identificados. Lorena Battistiol, cuyos padres luego del secuestro se presume fueron llevados a Campo de Mayo, y su madre probablemente haya dado a luz al hermano que ella y su hermana Flavia todavía buscan, fue otra de las impulsoras de esta iniciativa.

El encuentro arrancó con la presentación de Marcelo Castillo, miembro del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), sobre la reconstrucción del predio de Campo de Mayo, para dar cuenta de las dimensiones del lugar y lo que se ha podido conocer hasta el momento, sobre el funcionamiento del CCD, más conocido como “El Campito”. Castillo describió cuáles son los espacios ya rastrillados por el EAAF y señaló todo lo que falta investigar. “Los trabajos sobre el predio fueron ordenados desde la Megacausa Campo de Mayo a partir de 2006”, repasó y aclaró que esa tarea fue realizada en conjunto con la Conadep y la Secretaría de Derechos Humanos de las anteriores gestiones.

Castillo también explicó que las excavaciones se hacen en función de los testimonios, algunos de ellos de soldados, y advirtió que queda mucho territorio por explorar: “Hoy es indispensable para el EAAF la preservación de los espacios que ya fueron excavados para que no se pierda la información existente”, añadió. Stella Segado, ex integrante de la Conadep, también presente, coincidió sobre esta necesidad.

La abogada Carolina Villella, en representación de Abuelas, puntualizó que desde la institución ya se ha pedido al Ejecutivo acceso a la información respecto al anuncio del Presidente y enumeró las medidas jurídicas llevadas adelante. Abuelas presentó ante el Juzgado Federal N° 2 de San Martín un pedido de ampliación de la medida de no innovar, extendida a todo el predio de Campo de Mayo y pidió que “se prohíba alterar y/o remover la tierra, y que se agoten las instancias de investigación y exploración para confirmar o descartar qué lugares son relevantes para la investigación”.

La mayoría de los familiares manifestaron preocupación y dudas, ya que Campo de Mayo aún cuenta con varias causas judiciales pendientes que pretenden esclarecer qué pasó con sus seres queridos llevados allí, aún desaparecidos. Adriana Taboada, de la Comisión Zona Norte, por ejemplo, confesó su imposibilidad de pensar en un sitio de memoria, cuando aún no ha conseguido llevar a juicio a los responsables del secuestro y desaparición de su compañero. Pero otros familiares manifestaron la posibilidad de ir pensando ambas cosas en paralelo: la principal, preservar el lugar por su valor probatorio; la segunda, idear allí un sitio de memoria que contribuya al proceso de construcción de la memoria colectiva.

Además de familiares de detenidos desaparecidos que pasaron por Campo de Mayo, se acercaron a colaborar integrantes de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS), quienes se encuentran realizando un proyecto de reconstrucción de lo que fue el Centro Clandestino de Detención de Campo de Mayo, y ofrecieron la universidad para próximos encuentros.

En un clima de trabajo mancomunado salieron las primeras propuestas: realizar un mapeo con distintos niveles de las pruebas existentes para tener una radiografía exacta de los lugares donde no sería necesario excavar. Promover una visita a Campo de Mayo con representantes de distintas fuerzas políticas, que posiblemente desconozcan la complejidad del Centro Clandestino que funcionó en Campo de Mayo. Organizar una charla similar a la realizada por Marcelo Castillo del EAAF, pero destinada a funcionarios y legisladores de la provincia, también con la finalidad de difundir y explicar la importancia de la preservación del predio.

Por último, pero en menor orden de prioridad, se propuso impulsar el proyecto de ley presentado por la UNGS y la Comisión por la Memoria de Campo de Mayo para crear un Instituto de investigación dentro del Espacio comprendido por el CCD “El Campito”. Horacio Pietragalla también puso a disposición su lugar dentro de la Cámara de Diputados para sumar un proyecto de ley que contemple todos estos pedidos y los que pudieran surgir en próximo encuentros. Este colectivo se volverá a reunir en junio, en la Casa por la Identidad de Abuelas de Plaza de Mayo (Ex ESMA), con la certeza de que el negacionismo no pasará.

Seguir Leyendo